+56224715100 contacto@prodata.cl

AMD logró darle la vuelta a Intel en el mundo desktop, y ahora va camino a hacerlo en el universo de los servidores. En un evento de lanzamiento privado, AMD presentó la segunda generación de procesadores EPYC denominados “Rome”, basados en su arquitectura Zen2 con un proceso de 7 nanómetros.

Esta familia viene con un objetivo claro: destronar a Intel y a su línea Xeon del trono de los datacenters. La ventaja comparativa más grande va de la mano con el tamaño del proceso. Los 7nm de los procesadores de AMD son más eficientes que su contraparte de 14nm de Intel: a más espacio, más núcleos e hilos.

De la misma forma, la arquitectura Zen2 promete una reducción del uso energético. Esto quiere decir que por los mismos watts gastados, en teoría un procesador EPYC genera más proceso que su competencia, lo que le enciende los ojos color dólares a todos los dueños de datacenters en el mundo.

Otra ventaja comparativa en este segmento es la compatibilidad con PCIe 4.0, la que le da superioridad en transmisión eficaz de datos. Esto es especialmente útil para los OEM y fabricantes, que han esperado un buen tiempo desde la presentación de dicha tecnología para aplicarla en sus propios productos.

Los datos duros

Los chips SoC EPYC traen una arquitectura muy interesante. Cada CPU está compuesta por ocho grupos de cómputo de 7nm con ocho núcleos cada uno. Estos van conectados mediante Infinity Fabric a un grupo de 12nm que hace las veces de I/O. Este “núcleo” central contiene también los controladores de memoria y PCIe.

El procesador está fabricado sobre el socket SP3 (FCLGA 4094). Dicha interfaz es retrocompatible con Naples -perdiendo la compatibilidad con PCIe 4.0- y será compatible en el futuro con la arquitectura Milán.

La lista completa de modelos va a continuación. Cabe destacar que los modelos 2P son para servidores con 2 sockets, y los que llevan el sufijo -P son single-socket.

Los modelos van desde los 8 núcleos y 16 hilos hasta los ridículos 64 núcleos del modelo EPYC 7742. Los relojes base van desde los 2.0 GHz hasta los 3.2 GHz, algunos llegando a relojes boosteados entre 3.0 y 3.4 GHz. Esto es sorprendente: si bien la primera generación de CPUs EPYX alcanzaba estos niveles de reloj, lo hacía con la mitad de los núcleos.

La performance

La promesa de AMD es doblar la performance por socket en relación a su anterior generación. De hecho y para ir más lejos, según AMD es posible que un servidor single-socket con un modelo de 64 núcleos tenga mejor performance comparado a un servidor con socket dual con una CPU Intel Xeon Platinum 8280M.

Ante esa promesa, hay varios interesados en aplicar esta tecnología en sus servidores. Google anunció que ya está implementando procesadores AMD EPYC de segunda generación en su entorno de centro de datos de producción de infraestructura interna.

En el mismo evento de lanzamiento, Twitter anunció que se sube al carro de AMD durante lo que queda de este año. Asimismo, OEMs como HPE, Lenovo y Dell también anunciaron soluciones de servidores optimizados para la plataforma.

Esperemos que esto sea un paso más de la compañía de Lisa Su para hacer más competitivo el mercado. Recordemos que ese segmento es ampliamente dominado por Intel, pero después de Naples y ahora con la ventaja de los 7 nanómetros, AMD tiene un retador de peso entre manos.

Fuente: FayerWayer